Pensión compensatoria.¿Qué es la pensión compensatoria?

La pensión compensatoria es una figura jurídica del derecho de familia consistente en una contraprestación, cuya naturaleza se encuentra en el desequilibrio económico que la separación o el divorcio supone para una de las dos partes.

A diferencia de la pensión de alimentos, que es de carácter imperativo, la pensión compensatoria es de carácter dispositivo, por lo que las partes pueden renunciar a ella en el convenio regulador.

 

¿Es necesario incluir en el Convenio Regulador algún pronunciamiento sobre la pensión compensatoria?

Cuando se redacta un convenio regulador, es muy conveniente hacer referencia en un sentido u otro a la posibilidad de establecer o no una pensión compensatoria en favor de alguno de los cónyuges, ya que si deja caer de una forma poco clara, puede dar lugar con posterioridad a reclamaciones, y por consiguiente, al inicio de nuevos procedimientos judiciales. Las posibilidades que se pueden dar en el convenio regulador son las siguientes:

  • Clausula que establece no haber desequilibrio y por lo tanto no haber lugar a una pensión compensatoria.
  • Clausula que establece que si existe un desequilibrio entre ambos cónyuges, pero estos han acordado no incluir aplicar pensión compensatoria. Es preciso señalar, que pese al desequilibrio, el Juez aceptará esta situación ya que esta pensión es un derecho dispositivo y no imperativo, como si sucede con la pensión de alimentos, para la cual, aunque los cónyuges decidieran no incluirla, el Juez podría obligar a su adopción.
  • Clausula que establece un desequilibrio y propone una pensión: Dicha pensión puede darse en varias formas: mediante un pago periódico (mensual) de una cantidad fija durante cierto tiempo, o con carácter indefinido. Pero también mediante una única cantidad tras la separación o el divorcio.

 

¿Cuándo se entiende producido el desequilibrio económico?

Es necesario ser muy cautelosos al hablar de desequilibrio económico. El desequilibrio no significa que necesariamente ambos cónyuges deban tener una situación económica similar; Es posible que no exista desequilibrio entre dos cónyuges que tienen ambos un trabajo pero en que uno gana el doble que el otro.

Sin embargo, si existe desequilibrio cuando uno de ellos no ha trabajado nunca, y se ha dedicado durante décadas al cuidado del hogar y de los hijos, ya que se entiende que esa persona dada su edad y falta de experiencia y cualificación, tendrá muy complicado acceder al mercado laboral.

Por ello es muy importante que si tiene un problema de este tipo, se ponga en contacto con abogados de familia expertos, que examinarán su caso y le informarán sobre las posibilidades y formas de resolver su problema.